Hora de la verdad para la flota, que disputa desde este jueves el Europeo júnior de 420 y 470 en la Ría de Arousa
  • Ameneiro: “Llevamos un mes entero navegando, pero vamos a darlo todo aunque cualquiera puede darte un susto”
  • La flota de veinte países, convocada para abrir las hostilidades este jueves a las 12:00 horas en aguas arousanas
  • El vilagarcián Hugo Fernández, responsable del equipo nacional de 470 para esta competición continental

Vilagarcía, 24 de julio de 2019.- Contador a cero. En el festivo por el Día de Galicia la vela continental júnior de las clases 420 y 470 afronta su particular Día D con 191 barcos en liza (132 de 420 y 59 de 470) y veinte países en acción al caerse finalmente la representación de Chequia, Rusia y Ucrania que estaba preinscrita.

Ahora ya no hay vuelta atrás y comienza la gran batalla naval que solo acabará el próximo martes. No hay tregua. En la cuenta atrás del Campeonato de Europa júnior de 420 y 470, el bullicio en el Centro Galego de Vela es absoluto. A apenas dos horas de la regata de entrenamiento, el muelle era un hervidero de regatistas y barcos preparándose para conocer las áreas de competición y, sobre todo, el funcionamiento general del campeonato. El día previo para eliminar nervios, pues numerosas tripulaciones llevan varios días en Vilagarcía entrenándose en aguas arousanas. De hecho, apenas unas cuarenta o cincuenta unidades, mayoritariamente de 420, probaron los campos de regatas asignados.  

Fue un miércoles que amaneció con niebla. Nada raro en las Rías Baixas como consecuencia de las altas temperaturas de la semana pasada, pero a lo largo de la mañana la visibilidad regresó gracias al viento de virazón y parte de la flota se entrenó por la tarde. “Es el momento de que regatistas y oficiales pueden conocerse y, sobre todo, un ensayo general para la competición”, apuntaba Bruno Gago, director técnico de la Real Federación Gallega de Vela y cabeza visible de la organización.

Dos horas antes, la organización convocaba a jueces, entrenadores y líderes de equipo para la reunión previa en la que se aclaraban diversas dudas sobre el desarrollo del campeonato, en un encuentro que cerró el presidente de la asociación internacional de 420, el israelí Nino Shmueli, deseando “buena suerte” a participantes y jueces.      

Para las 12:00 horas de este jueves está prevista la primera regata si Eolo está por la labor. España, como anfitrión, cuenta con el mayor elenco de regatistas: quince en la categoría Open y seis en la sub-17 de 420 y dos en el 470 femenino, tres masculinas y cuatro mixtas. Treinta barcos que sueñan con bañar a España de metales. Y alguno, según la trayectoria española en el Mundial de 420 en Vilamoura, puede caer.

Entre los favoritos, sin duda, los actuales campeones del mundo absolutos de 420, el vigués Martín Wizner y el poiense Pedro Ameneiro. Todos los focos están puestos en ellos por su progresión desde 2017, cuando comenzaron a hacerse asiduos al podio en las citas oficiales de rango internacional. La tripulación del Real Club Náutico de Vigo maneja su fama y su rango de barco a batir con naturalidad, aunque afronta su primer año de locos: Mundial absoluto de 420, Mundiales juveniles de la ISAF y Europeo júnior de 420 todo en fila han hecho que el factor cansancio también sea un enemigo a añadir.

Así lo reconoce Ameneiro: “Ha sido un tute bastante duro porque llevamos casi un mes entero navegando. El 26 nos fuimos a Portugal y estuvimos entrenando en el ‘test event’ -una regata previa al Mundial- con vientos ligeros, pero en el Mundial hubo tres días de bastante viento y, además, mucho sol, que cansa bastante. Acabamos bastante cansados y al día siguiente de terminar nos fuimos a Polonia directos. Allí tuvimos suerte de que hizo poco viento, pero aun así estamos bastante cansados”, insistió.

Los dos regatistas gallegos han podido disfrutar de tres días de asueto, merecidos, y solo hoy han vuelto al agua. “Estamos en casa y contentos con la velocidad. Venimos a darlo todo y a hacerlo lo mejor posible”.

Aunque en un evento como este “cualquiera puede darte un susto”, recuerda el tripulante pontevedrés, algunos nombres están en boca de la flota. Los italianos Demetrio Sposato y Gabriele Centrone, los israelitas Tal Sade y Noam Homeri y los británicos Haydn Sewell y William Heathcote, segundos, terceros y cuartos clasificados del Mundial juvenil de Gdynia hace pocos días. Wizner y Ameneiro terminaron en quinto lugar.

También la flota gallega sabe que el enemigo está en casa, es decir, en el resto de tripulaciones del equipo nacional. De hecho, en el Campeonato de España, en Vilagarcía en abril, los Sub-19 mallorquines Conrad Caspar Konitzer y Fernando Rodríguez (CN s’Arenal) ganaron a Wizner y Ameneiro. Y ahora quieren repetir gesta en esta cita.

El buenense Andrés Álvarez, seleccionador gallego de 420, confía en que la flota propia, y el resto de la Armada española, demuestren un gran nivel. “Tanto Jacobo García y Toni Ripoll como Martín y Pedro están muy fuertes, navegan muy bien y han trabajado mucho toda esta temporada y la anterior y pueden ganar, especialmente Martín y Pedro, que ganaron este Europeo el año pasado”.

En general, Álvarez da muchas opciones a todo el equipo español pues “Conrad y Nando vienen de ser terceros del mundo, Marina Garau y Blanca Cabot fueron campeonas del mundo sub-17 el año pasado… Sin duda España tiene nivel y tendrá más de dos y de tres barcos en el Top Ten tanto en chicas como en chicos”.  

¿Y los 470? De entrada, el responsable del equipo nacional es Hugo Fernández (Vilagarcía, 1988), actual técnico en el Real Club Náutico de Rodeira. A cargo de tres tripulaciones de la RFEV (María Bover/Julio Alonso, Lucas y Teo Parés y Sigfrid Rovira/Cris Cortés), apunta a que Bover y Alonso “pueden ser Top Ten en la general absoluta y aspirar a medalla en categoría mixta”. Con la encomienda de guiar a España, Hugo no se olvida del resto de barcos españoles a los que echará “un cable”. Al fin y al cabo, nadie mejor que él para conocer la Ría de Arousa.

El seleccionador recuerda que hay regatistas que han dado el salto a la clase 470 desde los 420 porque hay apuestas de futuro. Llevan entrenándose tres días en la ría y ve al equipo “buen velocidad y puesta a punto”, al tiempo que ve “opciones de estar arriba” a otro barco español, el de Patricia Reino y Pablo Torres (RCN Gran Canaria).

Para él, la cuestión no es tanto empezar bien sino “continuar bien; empezar mal no te impide acabar bien y siempre vas de menos a más; llevamos tres días entrenando y las sensaciones son muy buenas”.

Con todo, la pelea será dura. A Vilagarcía llegan los campeones del mundo júnior en categoría mixta (los italianos Maria Vittoria Marchesini y Bruno Festo, oro en junio pasado en Eslovenia) y la mejor tripulación júnior femenina del planeta (las teutonas Luise y Helena Wanser).

En cuanto a la logística, es este un Europeo con una contribución extraordinaria de los clubes náuticos gallegos. Los reales clubes náuticos de Vigo y de Sanxenxo, el Liceo Marítimo de Bouzas, el Clube Náutico de Riveira, Real Club de Mar de Aguete, Portosín… Todos se han volcado con la RFGV aportando neumáticas y otros elementos necesarios para que sea el mejor campeonato continental. Al igual que la Armada. La Comisión Naval de Regatas de Marín, dependiente de la Escuela Naval Militar, ha cedido dos barcos, el “Constante” y el “Diligente”, dos Golfiño 7,25, que actuarán como barcos de llegada.

Noticias | 25 de Julio de 2019 a las 09:42